Actualidad de la investigación de mercados online

Productos de leyenda: VHS vs Beta

Escrito por Carlos Ochoa el 22 de abril 2016

Como consumidores del siglo XXI estamos familiarizados con las batallas comerciales por imponer una tecnología en el mercado. Actualmente asistimos a la lucha entre Android e IOS, entre Windows y Mac, entre fabricantes de videoconsolas (PlayStation, WII, XBOX…), entre tipos de motores de automóvil (gasolina, diésel, eléctrico, híbrido) y un largo etcétera.

La primera gran contienda comercial de esta naturaleza posiblemente se produjo a finales de los 70 y principios de los 80. Fue la lucha por imponer un estándar de grabación y reproducción de video doméstico, la lucha de VHS contra Betamax.

vhsbeta

Era otra época

Estamos en los años 70. La TV es la reina del entretenimiento doméstico. No hay videoconsolas, los ordenadores personales son auténticas rarezas y no hay internet. Las audiencias de TV son colosales y unos pocos canales se reparten los beneficios proporcionados por la publicidad a cambio de emitir contenidos: noticieros, programas de entretenimiento y películas.

En esta época, la industria del cine era la gran amenazada por el éxito de la TV. Pero era una amenaza controlable. Las productoras cinematográficas esperaban largos periodos de tiempo antes de autorizar la emisión de una película en TV, con el fin de proteger su negocio en la taquilla. Era un equilibrio aparentemente estable.

 

La irrupción del video doméstico

Sony quería revolucionar el mercado del entretenimiento con un grabador-reproductor de video doméstico, similar al casete de audio de uso habitual en la época. Y lo quería hacer a su manera: con un producto de calidad, un estándar propietario y un precio elevado

En 1975 lanza su formato Betamax. El sistema heredaba características de dos formatos anteriores: el formato de videocámara de Sony (videocorder) y el U-Matic (formato profesional). Funcionaba francamente bien, tanto a nivel mecánico (el sistema de cintas) como a nivel de calidad. Para superar las dificultades técnicas los ingenieros de Sony desarrollaron un sistema de grabación “densa” (de ahí su nombre Betamax, del japonés beta, tupido, denso).

video-betamax

Un año más tarde JVC lanza su formato de video alternativo, el VHS (Video Home System). El enfoque de JVC era más pragmático: un sistema de video simple y económico. Se iniciaba así la guerra de los formatos de video doméstico.

Leer el artículo completo »

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos | Sin categoría Trackback | No hay comentarios

Productos de leyenda: el bic cristal

Escrito por Carlos Ochoa el 15 de abril 2016

¿Cuál es la clave de un producto de éxito? ¿Es la capacidad inventiva? ¿O es la definición, comercialización y lanzamiento? ¿Qué es más importante, el área de I+D o el Product Management?

En nuestra serie de posts dedicados a productos de leyenda, vamos a hacer cierto contrapunto con nuestro anterior post. En él hablábamos de la tenacidad de un reducido equipo de ingenieros de Olivetti por crear lo que podría considerarse el primer ordenador personal, pese a la falta de apoyo de su propia empresa y sin ningún respaldo del área de Marketing o de un estudio de mercado. Hoy hablaremos de cómo la visión de marketing y el diseño de un producto, partiendo de un mismo invento, pueden marcar la diferencia en el mercado: hablaremos del bolígrafo bic.

biccirstal

 

El invento

Afirmar con rotundidad quién fue el inventor del bolígrafo no es una tarea sencilla. Ocurre a menudo: varias personas trabajan en paralelo sobre una misma idea, cada una con un enfoque diferente y muchas veces sin conocer del trabajo de los demás. Esa es justamente la historia del bolígrafo.

La necesidad a cubrir era obvia desde hacía tiempo. Hasta inicios del siglo XX la única herramienta disponible para la escritura era la pluma, un utensilio que deja deslizar la tinta en el filo de una pieza metálica hasta depositarla en el papel. En aquellos tiempos, las plumas eran incómodas, sucias, traspasaban fácilmente el papel y requerían tiempo de secado.

Se dice que John Loud en 1888 fue el primero que acopló una bola giratoria en la punta de una pluma para permitir una administración fluida de la tinta. En su caso, el uso era para marcar patrones sobre cuero, pero su prototipo no era apto para la escritura en papel. Varios otros inventores aplicaron la idea de la bolita para desarrollar una herramienta de escritura, pero con escaso éxito.

Si tuviésemos que atribuir el invento alguien, deberíamos hablar de José Biró, húngaro nacionalizado argentino. Biró, periodista e inventor al mismo tiempo, frustrado por las dificultades que tenía con su pluma cuando escribía reportajes, pensó en resolver el problema. Se dice que se inspiró al ver a unos niños jugar con canicas. Cuando una canica pasaba por encima de un charco de agua dibujaba una fina línea en el suelo, la línea que Biró quería usar para escribir con fluidez.

László-József-Bíró

 

La ejecución

Aceptemos que la idea fue de Biró. De hecho, Biró comercializó su primer bolígrafo con la ayuda de Meyne: el Birome (BiróMeyne), nombre que aún se usa en algunos países de Latinoamérica para referirse al bolígrafo. Pero su invento recibió críticas por su funcionamiento un tanto rudimentario.

Biró vendió los derechos de su invento en diferentes países. En Europa los adquirió el francés Marcel Bich en 1945. Y aquí se inicia la auténtica revolución del bolígrafo.

marcebich

Bich tomo rápidamente una serie de decisiones que el tiempo demostraría que fueron claves en el éxito del producto. La primera, renunciar a su apellido para dar nombre al producto (Bich) por su parecido con la palabra inglesa “Bitch”: optó por Bic, simple y sonoro. La segunda, entender que el éxito de Bic dependía de la masificación del producto. Y que la masificación pasa por simplicidad y bajo coste.

El célebre Bic cristal es un prodigio en ambos aspectos. Pese a que los primeros bolígrafos comercializados por Bic costaban 100 dólares de la época, pronto llegaron a los 19 centavos. Para ello, el bolígrafo se redujo a su mínima expresión. El resultado: un prodigio de simplicidad y funcionalidad.

El diseño industrial del Bic Cristal se expone actualmente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Su forma hexagonal, inspirada en los lápices de madera, permite al mismo tiempo un buen agarre al usuario y evita que se deslice rodando encima de una mesa. La tinta, siempre cargada por efecto de la gravedad, puede verse a través de un tubito de plástico que permite verificar cuanta cantidad queda. Un pequeño agujero en la barra exterior mantiene equilibrada la presión de aire dentro y fuera. La bolita, inicialmente de acero y posteriormente de carburo de tungsteno, proporciona una escritura fluida. Y el tapón, diseñado para poder enganchar el bolígrafo a una solapa o a una libreta, incorpora un agujero que evita que los niños puedan ahogarse en caso de succionarlo.

 

Y desechable

Pero sin duda, la clave del éxito fue el concepto “deseachable”. Pasamos de plumas recargables a bolígrafos tan extraordinariamente baratos que se usan y se tiran. Con nuestra mirada de ciudadanos concienciados del siglo XXI, el bolígrafo Bic nos puede parecer como origen de uno de los males de nuestro tiempo: el exceso de residuos que generamos y su impacto en el medioambiente. Pero desde el punto de vista puro del marketing, la idea fue simplemente genial.

De hecho, fue tan trascendente que Bic, como empresa, definió su misión en torno a la idea de transformar otros productos en desechables. Y cosechó varios éxitos en su empeño: hoy en día se venden 11 millones de cuchillas desechables bic al día y cerca de 4 millones de encendedores. También algún fracaso, como las braguitas desechables.

 

La comunicación

Bic sumó a un gran producto una buena política de comunicación. Su publicidad siempre ha mantenido la coherencia con su producto: simple, directa y de calidad. En España se recuerda especialmente un spot publicitario de los años 80 que anunciaba sus dos tipos de bolígrafo: el bic naranja y el bic cristal. Un spot con musicalidad, claridad, reiteración de conceptos básicos y repetición hasta la saciedad de la palabra “Bic”. Ideal para fijar en tu memoria un producto que debía estar siempre en tu escritorio.

Imagen de previsualización de YouTube

 

En definitiva, Bic democratizó la escritura e hizo nuestra vida más fácil gracias a un producto redondo. Actualmente se venden cerca de 20 millones de unidades al día, acumulando más de 100.000 millones de bolígrafos vendidos en los 5 continentes desde 1953. Y, lógicamente, obtuvo su recompensa: un imperio empresarial que perdura en el tiempo.

 

Lecciones de esta historia

  • La “idea” no lo es todo en el éxito de un producto: la ejecución es fundamental. Un mismo invento genial puede generar un producto de éxito o un fracaso.
  • La mirada estratégica es clave para explotar un buen producto. Marcel Bich rápidamente identificó qué atributos eran la clave del éxito del bolígrafo y creó una compañía en torno a esos atributos. Según sus propias palabras, el secreto de su éxito es haber permanecido fiel a su idea original: comercializar productos simples pero de calidad.
  • Bic supo diversificar su producto partiendo de la idea de “productos desechables”. Desarrollaron nuevos productos en categorías diferentes pero con ese denominador común.
  • Barreras de entrada: Bic sigue manteniendo una ventaja en el coste de producción de su bolígrafo que le permite gozar de una posición privilegiada en el mercado. La combinación de un producto bien diseñado, bien producido y de costes ínfimos es una garantía para gozar de una ventaja sostenible en el tiempo.
  • Lograr una comunicación coherente con el producto es clave para lograr los objetivos de implantación, especialmente en un producto cuyo éxito pasa por la masificación.
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Sin categoría Trackback | No hay comentarios

Productos de leyenda: La Olivetti Programma 101

Escrito por Carlos Ochoa el 7 de abril 2016

Lanzar un producto. Es algo así como el momento de la verdad de una empresa, de enfrentarse al caprichoso consumidor. Momento que ha cambiado el devenir de muchos proyectos, para bien o para mal.

La historia empresarial está repleta de grandes relatos de pioneros que lanzaron un nuevo producto que revolucionó el mundo. No son tan famosas las historias de los fracasos y mucho menos aún la de los productos anodinos, aquellos pasaron por el mercado sin pena ni gloria.

Iniciamos con este post una serie dedicada a aquellas personas que cargan con esta responsabilidad dentro una empresa: los product managers. Con este fin, recopilaremos historias inspiradoras que nos enseñan qué cosas han caracterizado los lanzamientos exitosos y los fallidos; son historias humanas, que van más allá del mundo del marketing.

Y me ha parecido muy conveniente empezar con la historia de un gran producto, olvidado en nuestros tiempos. Un producto de los que revolucionó la sociedad y que se lanzó en las condiciones más difíciles posibles: la historia de la Olivetti Programma 101.

 

programma101-uk

 

Los ordenadores de los años 60

Pongámonos en situación. Estamos en los años 60. Los primeros ordenadores habían aparecido durante la Segunda Guerra Mundial para realizar cálculos balísticos y descifrar mensajes encriptados. Esa idea había dado lugar a una industria en los años 50-60, dominada por empresas norteamericanas. Era la industria de los grandes ordenadores que ocupaban salas enteras con armarios repletos de componentes. IBM era la referencia en el sector.

ibmsage

Los ordenadores eran algo muy lejano para el consumidor de a pie. Incluso se percibían con cierto temor. Las historias de ciencia ficción de la época hablaban de poderosos ordenadores capaces de controlar nuestras vidas algún día (y quizá no estaban muy equivocados).

Leer el artículo completo »

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos Trackback | Comentarios (1)

5 consejos para reclutar participantes para comunidades online

Escrito por Ferran Savín el 1 de abril 2016

En el campo de las Comunidades Online de Investigación lo más común es que nos encontremos con proyectos de no más de 100 participantes y de una duración no superior a seis meses. De hecho, la gran mayoría de nuestras comunidades tienen una duración inferior a 15  días y una media de 50 participantes registrados.

En esta tipología de comunidades el reclutamiento es activo. A diferencia del reclutamiento pasivo, los usuarios no se registran a la comunidad de forma “casual”, sino que son invitados específicamente a participar y se les informa del objetivo que persigue la investigación.

Sin lugar a dudas el reclutamiento para proyectos cualitativos es una cuestión compleja que todavía requiere de una profunda investigación metodológica. De todas formas hemos intentando detectar algunos de los problemas con los que se encuentra el sector:

El primer consejo que os damos es que el reclutamiento se realice a través de un panel que tenga como foco la retención de sus miembros y que apueste por la calidad. De esta forma, los problemas expuestos en el punto de la infravaloración del reclutamiento quedan mayormente solventados.

Con un panel de calidad, aparte de disponer de un sistema de incentivos potente, se genera un entorno donde el participante dispone de atención constante, y sabe que su privacidad y seguridad están garantizadas en todo momento.

Si seguimos el primer consejo, nos pueden surgir preguntas como: ¿Cómo podemos captar el participante correcto? o ¿Un buen respondiente de encuestas es un buen participante en una comunidad online?

Imaginemos que disponemos de dos candidatos para participar en una  comunidad, el primero se llama Juan, es de Bogotá, trabaja en un banco, está casado, tiene dos hijos y es miembro de un panel. Además, ha mostrado interés en participar en una comunidad online. Por el otro lado tenemos a Alfonso, que tiene exactamente el mismo perfil que Juan. En esta situación es pertinente preguntarse si los dos serán buenos participantes para una comunidad online de investigación.

Y la respuesta es que no necesariamente. Mientras que en una encuesta prima el criterio de la representatividad, lo que buscamos en un participante de una comunidad es que sea alguien con ideas y facilidad de palabra, que le guste expresarse atendiendo a razones y sentimientos, y que le interese debatir y compartir opiniones con otras personas.

Por este motivo, el segundo consejo es que añadáis en la encuesta de reclutamiento preguntas abiertas que permitan analizar qué participante puede ser el óptimo para la comunidad. No sólo debemos garantizar que cumplen con los perfiles necesarios del target, sino que tenemos que asegurar que responden amplia y razonadamente a las preguntas abiertas que les formulemos sobre el tema de nuestro estudio.

El tercer consejo crucial es la comunicación:

img_1

 

Cuarto consejo. La encuesta de reclutamiento debe ser corta y clara. El objetivo principal es explicar bien las condiciones del proyecto y descubrir si están interesados en participar o no. Si utilizáis un panel que dispone de amplia información de perfil como el nuestro, usar esta información para detectar el target correcto.

Quinto y último consejo, la plataforma digital debe estar integrada con la base de datos para que en el momento en que un participante reciba una invitación pueda acceder a la comunidad sin necesidad de registrarse. Son muy importantes los primeros minutos de vida de la comunidad  para asegurar que el participante se comprometa con el proyecto, cualquier inconveniente que se encuentre será un buen aliciente para abandonar el proyecto.

 

Y con esta última entrega cerramos nuestros posts sobre Comunidades Online. ¡Esperamos que os hayan sido de mucha utilidad!

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos | Comunidades | Destacados | Encuestas Online | Formación | Herramientas | Investigacion de Mercados | netquest | Online Research | Paneles Online | Recomendamos | Sin categoría Trackback | No hay comentarios

El participante en el centro de nuestra Comunidad

Escrito por Sandra Ortigosa el 24 de marzo 2016

Una vez presentado el nuevo servicio de Comunidades Online de Netquest, parece que ya lo tenemos todo listo: la plataforma, las preguntas que guiarán nuestra investigación, el guión… ¡Listo! ¿Empezamos? Oh, espera…

Parece que nos olvidamos de la pieza clave del éxito en nuestra Comunidad: las personas que van a participar en ella. Cómo reclutarles, motivarles e incentivarles puede ser la fórmula mágica que nos asegure altos niveles de participación y de relevancia en los datos obtenidos. Además, ofreciendo un entorno conocido y de confianza para los participantes garantizamos aún más el éxito del proyecto. En este post te ofrecemos algunas pistas de cómo conseguirlo.

 

El inicio de la Comunidad debe ser como un buen manual de instrucciones: una guía rápida de qué pediremos a nuestros invitados y cómo necesitamos que participen. Además, las primeras actividades en la Comunidad pueden servirnos de calentamiento: en este punto es clave reconocer públicamente de forma positiva las respuestas de cada uno y el debate que se genera. El feedback constante a sus aportaciones nos asegurará un buen clima de participación y compromiso para el resto del proyecto. A todos nos gusta que nos reconozcan el trabajo bien hecho, y si es en la ágora (o en nuestra ágora online), aún mejor.

 

Uno de los comentarios más frecuentes entre los participantes en Comunidades Online* es el interés que les generan los temas que se tratan en la Comunidad y cuál es el objetivo de los estudios:

 

Me gustaría que nos compartieran las conclusiones del estudio, pues la verdad el tema es muy interesante y actual. J.M., 38 años, Medellín.

Me ha faltado información sobre el proyecto. A., 30 años, Madrid

Sería buena una devolución por parte de quienes hicieron el blog. L.E., 46 años, Buenos Aires.

 

Las opiniones de los participantes no caen en un saco roto, sirven para que tomemos decisiones en proyectos reales: ¡hagamos que lo sepan!

 

castellers

 

En el centro de esta reflexión está el participante. Pero dejemos de llamarle así: es una persona y puede ser nuestra compañera de trabajo o nuestro vecino del quinto. La pregunta que nos debe guiar siempre al preparar actividades para una Comunidad es: ¿participaría yo en este debate que estoy preparando, si estuviera en su lugar? Si la respuesta es No, seguramente a ellos les pase lo mismo y las tasas de caída de la participación sean importantes. Por lo tanto, pensemos en actividades más atractivas, en las que sientan que pueden aportar más, o incluso en tareas más cortas y específicas. Este es un apunte recurrente en el feedback de los participantes en Comunidades:

 

Interesante propuesta. Habían muchas preguntas similares, podrían asociarse a un mismo tema y no presentarlas en temas diferentes preguntando casi lo mismo. D., 32 años, Bogotá

Más simple la redacción de las preguntas. S., 48 años, Rosario.

 

Otro desacierto en el que podemos caer es la comunicación excesiva: hemos comprobado que solo con un email al día de recordatorio (y no más) logramos tasas de participación elevadas. Veamos qué opinó uno de ellos al terminar una Comunidad:

 

Estuvo bien, aunque al principio el moderador envió muchos emails pidiendo que comentáramos más, pero no me gustó que nos enviara tantos emails porque yo ya estaba dispuesto a entrar en el debate y parecían un regaño.  V.A., 25 años, Medellín.

 

Aprovechemos la ventaja que nos ofrece esta herramienta de participación asincrónica: cada persona puede participar en el momento del día que prefiera, dejemos tiempo y confiemos en que lo harán. Si nuestra propuesta es relevante para ellos, y ofrecemos además un incentivo acorde con su tiempo y esfuerzo, el éxito de nuestra Comunidad está asegurado.

 

Me parece oportuno que quieran conocer la opinión de la gente en este tipo de proyectos que puede afectar a la población antes de implementarlos. Debería ocurrir con otro tipo de proyectos también. L., 36 años, Bilbao.

 

 

* Datos obtenidos en encuestas realizadas por Netquest a personas que han participado en Comunidades Online.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Comunidades | cualitativo | Destacados | Encuestas Online | estadisticas | Herramientas | Investigacion de Mercados | netquest | Online Research | Panel | Paneles Online | Sin categoría | tecnología Trackback | No hay comentarios

Tecnología para Comunidades Online ¿Qué debemos tener en cuenta?

Escrito por Ferran Savín el 18 de marzo 2016

De los tres artículos que realizaremos sobre Comunidades Online de Investigación, el primero lo hemos centrado en la tecnología necesaria para realizar proyectos de este tipo.

Recordamos que los investigadores de mercados tenemos el deber de estar siempre atentos a los cambios tecnológicos para poder desarrollar nuevas metodologías y conseguir mejores insights para nuestros clientes. Los cambios tecnológicos pueden implicar mejoras en el proceso (ser más eficientes), mejoras en la calidad del dato o pueden comportar la creación de metodologías completamente nuevas.

Las Comunidades Online de Investigación no son nuevas, pero actualmente su uso está en claro crecimiento y en gran medida es debido a la mejora de la tecnología utilizada.

La tecnología de comunidades online se engloba en lo que se conoce como Social Software. El Social Software es un conjunto de programas informáticos que favorecen la integración de personas e información para fomentar un trabajo de colaboración entre los usuarios. Con los avances de la última década en web 2.0 y social media, ha habido una auténtica revolución en el uso de los Social Softwares.

El uso masivo de los software sociales no está restringido a las redes sociales, sino que se ha infiltrado con fuerza en el ámbito de la gestión empresarial y la sociedad de la información.

Cualquier software social debe:

1_imatge

 

Sea cual sea el ámbito de aplicación, una tecnología de Social Software debe permitirnos escuchar el diálogo natural de sus miembros.

¿Cómo debe ser la tecnología ideal para una comunidad online de investigación?

Podemos utilizar medios sociales para recolectar datos únicos que no podrían ser conseguidos con ninguna otra técnica existente. Pero para ello necesitamos una tecnología pensada exclusivamente para la investigación.

Esta tecnología es una herramienta de participación asincrónica, es decir, que los participantes no tengan que estar conectados al mismo tiempo para realizar las actividades. Por lo tanto, no son plataformas pensadas para realizar grupos focales, chats o entrevistas en profundidad.

Leer el artículo completo »

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos | Comunidades | Destacados | netquest | Online Research | Sin categoría | tecnología Trackback | Comentarios (1)

Gut decisions, siguiendo tu instinto

Escrito por Ignasi Masdeu el 16 de marzo 2016

Soy un desastre comprando regalos. O no se me ocurre nada, o no acierto el color, o es dos tallas más grande de lo que debería. Así que las navidades pasadas fui a lo seguro y tiré de libros. Pedí recomendaciones a mi compañero Carlos y evidentemente entre ellas apareció “Thinking, fast and slow”. Algunas de las recomendaciones fueron para la familia pero éste me lo autoregalé.

Hoy empecé a leerlo y en la introducción me llamó la atención el siguiente párrafo: “Cuando conducimos nuestras vidas, normalmente nos dejamos guiar por impresiones y sentimientos, y la confianza que tenemos en nuestras creencias y preferencias intuitivas normalmente está justificada”.

Kahneman sigue explicando que no siempre estas decisiones son acertadas. Sin embargo, sigue siendo cierto que muchas de las resoluciones que tomamos en nuestro día a día están basadas en nuestro instinto.

Me vino a la mente este episodio de Friends. En él, Joey tiene que conducir hasta Las Vegas pero no sabe qué ruta tomar: por el norte se va a encontrar un hombre con una barba de abejas pero en el sur hay una gallina que juega al tres en raya. Phoebe le ayuda a tomar esta difícil decisión con un método infalible: consiste en hacer preguntas dicotómicas a las que Joey tiene que responder tan rápido como pueda. 

 Aunque todo indica que el método es infalible, nunca me había encontrado con algo similar en cuestionarios online. La validez del método parecía claramente discutible, sino ya se le habría ocurrido a alguien llevarlo a cabo.

De todos modos (seguía dándole vueltas) en algún lugar había visto algo similar…. ¿Dónde fue? En el test de Gallup!

Leer el artículo completo »

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Sin categoría Trackback | No hay comentarios

Comunidades Online, tu medio social a medida

Escrito por Ferran Savín el 7 de marzo 2016

¡Colabora, crea y co-crea con las mejores participaciones y la mejor tecnología!

Estamos muy contentos de comunicaros que hoy Netquest amplía la gama de servicios con una nueva plataforma digital para comunidades de investigación o MROCs (Market Research Online Communities). Esta plataforma combinada con nuestra tecnología y nuestros paneles, abre muchas oportunidades en el campo de la investigación cualitativa online.

De acuerdo con el GRIT report 2016, las comunidades online de investigación serán una de las técnicas de recolección de datos que más crecerán durante este año. Este no es un dato que nos sorprenda, ya que esta metodología ya lleva unos años creciendo de forma notable y está aportando insights muy valiosos y útiles a todas las empresas que se animan con esta técnica.

Netquest, con este servicio, aparte de poder satisfacer una demanda latente de los investigadores, persigue el  objetivo de mejorar sustancialmente el éxito de estos proyectos en el sector. Por este motivo en los siguientes meses publicaremos posts relacionados con la metodología de la investigación en Comunidades Online, con un especial foco en el proceso de reclutamiento y  en el participante.

communities_blog

Importancia metodológica

En las próximas publicaciones compartiremos  con vosotros nuestra experiencia en el  reclutamiento de participantes para comunidades de investigación. Mostraremos la importancia de escoger correctamente los participantes de una comunidad. Por ejemplo, de dos participantes igualmente válidos para realizar una encuesta, sólo uno de ellos es válido para asegurar una buena participación en una comunidad, y expondremos los motivos que nos llevan a realizar esta selección. También presentaremos ejemplos de buena y mala comunicación, y su efecto en el reclutamiento. Además, analizaremos la opinión de los participantes después de formar parte de una comunidad online para entender cuáles deben ser las buenas prácticas para asegurar su buena experiencia, y fomentar una buena participación. Como podéis apreciar esta técnica ha abierto un nuevo mundo en la investigación de la investigación (research on research) y es necesario que todos aprendamos para poder conseguir aquello que tanto necesitamos: opiniones válidas.

¿Cómo garantizamos el éxito en una comunidad online de investigación? Foco en el participante y calidad de la base datos

Actualmente podemos afirmar que una de las claves del éxito es tener una base de datos de gran calidad donde poder llevar a cabo un reclutamiento óptimo. Esta calidad la aseguramos con un panel potente, con personas altamente perfiladas y con información de su disposición a participar en estudios cualitativos online. También implica que las personas que forman parte del panel tengan la confianza y la seguridad de que están en entornos conocidos, seguros y que recibirán, como siempre, una atención personalizada y un buen incentivo por su participación. Esto necesariamente pasa por disponer de una plataforma digital integrada con el panel y que permita realizar todo tipo de actividades como debates, actividades de co-creación, encuestas, blogs diarios, subir fotos y vídeos con el móvil, crear mapas de calor, etc.

Si eres investigador, confía en el reclutamiento y la tecnología de comunidades de Netquest, y céntrate sólo en la moderación y la investigación. Todo lo demás lo hacemos nosotros.

Descubre más sobre nuestra plataforma en los próximos posts.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos | Comunidades | Destacados | Encuestas Online | Herramientas | Investigacion de Mercados | Noticias | Pesquisas | Sin categoría | tecnología Trackback | No hay comentarios

“Thinking, Fast and Slow” de Daniel Kahneman (VI)

Escrito por Carlos Ochoa el 26 de febrero 2016

Los dos “yo”

La última parte de “Thinking, Fast and Slow” fue la que me pareció más reveladora. Está dedicada a los dos “yo” que conviven en nosotros en el momento de tomar decisiones. Las implicaciones que tiene esta teoría, no sólo en el ámbito profesional sino en el personal, son importantes.

 

selves2

Utilidad experimentada vs utilidad de decisión

Los teóricos de la decisión inventaron el término “utilidad” para referirse a algo un poco difuso, relacionado con el placer y el dolor. La utilidad es el valor que otorgamos a las consecuencias de una decisión, al retorno esperado. Decidimos aquella opción vital que más utilidad tiene.

Pero, ¿coincide la utilidad de una decisión con la utilidad que experimentamos? Es difícil de responder porque no existe algo así como un “hedonímetro”, un medidor del placer. Aun así, se han hecho experimentos para tratar de aproximarse a esta medida.

Supongamos que tenemos unos pacientes a los que se les debe hacer una intervención dolorosa. La intervención tiene una duración diferente por paciente (entre 4 y 69 minutos). A todos ellos se les pregunta cada minuto el nivel de dolor que están sufriendo mientras están siendo intervenidos. Este experimento fue llevado a cabo por Kahneman.

El resultado es una curva dolor-tiempo para cada paciente. Podríamos interpretar el área debajo de esta curva como el dolor total soportado por cada paciente. Es una combinación de la intensidad del dolor y del tiempo que dura.

study

Una vez finalizada la intervención, se preguntó a cada paciente que valorase el dolor soportado durante la operación. El resultado fue sorprendente: la respuesta no coincidía con el dolor reportado durante la intervención. Se observaron dos efectos claros que explicaban la diferencia:

¿Qué está sucediendo? ¿Realmente es igual de dolorosa una intervención de 4 minutos que una de 69? La explicación viene dada por la gran diferencia entre experimentar y recordar. Los efectos mencionados afectan a nuestro recuerdo.

 

El yo que decide y el yo que recuerda

El hecho de que recuerde el dolor de una manera determinada no significa que coincida con cómo lo he experimentado. En el caso de los pacientes, tenemos ambos datos: el dolor reportado durante la intervención y el recordado.

Esta discrepancia tiene consecuencias en nuestras vidas diarias. Porque, cuando decidimos… ¿quién decide, el yo que experimenta o el yo que recuerda? La respuesta es el “yo que recuerda”.

Te invito a que reflexiones sobre las consecuencias de este hecho. Realizas un viaje de vacaciones catastrófico, con pérdida de equipaje, malas condiciones metereológicas, etc. Pero el último día todo fue bien y pasaste un día espectacular, inolvidable. Pasa un año y llega el momento de decidir tus próximas vacaciones: tu recuerdo del viaje anterior es positivo, debido al peak-end-rule y a la duration neglect. Vas a repetir el mismo tipo de viaje.

El yo que recuerda somete al yo que experimenta y le obliga a pasar por situaciones poco placenteras. Esta disonancia entre recordar y experimentar es un origen de malas decisiones, por lo menos para nuestra experiencia diaria.

Tengo más ejemplos de hasta dónde nos puede llevar este fenómeno. Practico ciclismo con frecuencia. En ocasiones participo en competiciones para aficionados. La tendencia imperante en estas competiciones es emular a los grandes profesionales, diseñando recorridos tremendamente duros por los puertos más célebres del Tour de Francia. Os puedo asegurar que durante esas pruebas vives momentos realmente miserables: situaciones de agotamiento extremo, calambres en las piernas, sensación de impotencia… En todas y cada una de esas pruebas he pensado “qué diantres haces aquí” o “es la última vez que vengo”. En alguna ocasión llegué a pensar “en cuanto llegue tiro la bicicleta al contenedor de la basura y dejo este deporte”.

poblet

Pero todas las pruebas finalizan igual: llegas a meta y vives una explosión de sensaciones positivas, el sentimiento de superación, la gesta, el placer de parar. Es una experiencia en la que le momento “peak” coincide con el “end”. Y la duration neglect es brutal: 8 horas de sufrimiento se recuerdan con una simple llegada a meta.

Sin embargo podrías argumentar en el sentido contrario. ¿Y si el objetivo de hacer un viaje es generar un recuerdo positivo? A fin de cuentas, un viaje dura 10 días y un buen recuerdo te acompaña toda tu vida…

Te dejo a ti pensar quién quieres que decida en tu vida. O quizá la decisión ya está tomada…

 

Finalizamos con este post la serie dedicada a “Thinking, Fast and Slow”. Esperamos que os haya animado a leer el libro.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Sin categoría Trackback | No hay comentarios

Apple 1 – FBI 0: La batalla por nuestros datos

Escrito por Oriol Llauradó el 24 de febrero 2016

La batalla entre las empresas tecnológicas y el Gobierno de los Estados Unidos vivió el pasado martes un nuevo episodio, cuando una jueza federal ordenó a Apple que ayudara al FBI a desbloquear el iPhone usado por uno de los autores del tiroteo de San Bernardino, en el que murieron 14 personas.

Al cabo de unas horas, Tim Cook, CEO de Apple, anunció que no seguiría una orden que calificó como “una amenaza sin precedentes” y publicó una carta abierta explicando sus razones (te recomiendo leerla como ejemplo de la relación que una marca puede establecer con los consumidores). En su resistencia, Apple ha encontrado el apoyo de otros gigantes de Internet, como Twitter y Google.

 

¿Se está negando Apple a colaborar con la justicia?

No exactamente. Apple ha colaborado activamente con el FBI en la resolución del caso, pero esta petición va más allá. De lo que se trata no es de desbloquear un único teléfono, sino de facilitar al FBI que lo desbloquee por sí mismo, poniendo a su disposición un software que burlaría el sistema de encriptación que llevan por defecto todos los iPhones. Este software todavía no existe, habría que desarrollarlo, e irónicamente iría en contra de todos los avances en seguridad creados por la empresa. El iPhone es tan seguro que ni la propia Apple tiene forma de acceder al contenido que se almacena en él.

Apple piensa que crear una llave maestra que permitiera entrar en cualquier aparato implicaría la desprotección de todos sus usuarios. Una vez creada esta llave y entregada a terceros, nadie podría garantizar el uso que se hiciera de ella. Imaginemos por un segundo que nuestras fotos, contraseñas, tarjetas de crédito, contactos, dirección física…cayeran en las manos inadecuadas. Esto es lo que ha llevado a Tim Cook a tomar esta resolución.  

 

pandora

 

Recordemos que la decisión de Apple de mejorar la encriptación de sus dispositivos se tomó como una reacción directa al caso Snowden, quien denunció en 2013 los programas de vigilancia masiva llevados a cabo por el Gobierno de los Estados Unidos.

 

¿Qué implica esto para el ecosistema de investigación de mercados?

La promesa que siempre ha defendido nuestra industria ha sido la de actuar en base al consentimiento informado, la confidencialidad, y a utilizar con una finalidad legítima los datos proporcionados por las personas. Durante décadas, estas buenas prácticas han logrado cimentar una base de confianza entre organizaciones  y participantes.

¿Pero qué puede suceder si las personas se sienten atacadas por los gobiernos? ¿Cuánto tardaría en contagiarse esta desconfianza al resto de organizaciones? ¿Qué pasaría si los ciudadanos no creyeran en la neutralidad de nuestra industria? ¿Quién se atrevería a participar en actividades de investigación potencialmente intrusivas?  Cualquiera de estos escenarios sería devastador para nuestro sector.

Pese a ser una decisión éticamente compleja y con aristas, creo que debemos celebrar la determinación de Apple: porque es una medida transparente que protege nuestra intimidad. Como industria, necesitamos poder decirle a las personas que sus datos estarán a buen recaudo y que serán utilizados legítimamente. Nos estamos jugando nuestro mayor activo: la confianza que las personas han depositado en nosotros.

A futuro, es deseable que nuestra intimidad no esté al arbitrio de un Gobierno o de una empresa, sino que vivamos un amplio debate público al respecto, que encuentre un balance socialmente aceptable entre el derecho a la privacidad y el derecho a la seguridad.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Categoria: Artículos | Destacados | Privacidad | Sin categoría | tecnología Trackback | Comentarios (1)